Categorías
curiosidades

El reloj más revolucionario de James Bond, y no es Rolex ni Omega

¿TE LO PERDISTE?

James Bond usó un reloj que cambió la forma en la que leíamos la hora, pero apenas apareció unos segundos en pantalla.

James Bond ha usado muchos gadgets en la pantalla, pero los más famosos, los más buscados por los coleccionistas y los más populares siempre son sus relojes.

Bond puede hacer un millón de cosas diferentes con esos pequeños accesorios que Q diseña para que lleve en la muñeca, y que además lo ayudan a impresionar a sus enemigos y a demostrar sus mejores claves de estilo el mismo tiempo. Cuando se trata de James Bond, un reloj siempre es más que una herramienta para medir el tiempo y, con el paso de los años, nos ha dado unas cuantas piezas icónicas que se han convertido, como él, en sinónimos de estilo y buen gusto.

Pero, aunque los Omega y los Rolex son de los relojes más famosos (y Daniel Craig ha usado unos muy icónicos), hay un reloj en especial que fue revolucionario en su tiempo y no se le dio la atención que merecía, apareció apenas unos momentos en la pantalla.

Uno de los relojes más importantes que Bond usa en sus películas no fue creado por Rolex, Omega o Seiko, que es otra de las marcas consentidas de 007. Se trata de un reloj que fue usado por Roger Moore justo después de los créditos de Live and Let Die y que fue olvidado con el tiempo debido a que lo usa solo por un momento y no es de las grandes marcas que forman parte del arsenal básico del agente más famosos del cine.

Hablamos del Hamilton Pulsar P2 2900 un reloj “humilde” en el mundo del personaje de Ian Fleming, pero que revolucionó el mundo de la tecnología como se conocía antes. De acuerdo con Hamilton, este Pulsar representó “la primera nueva forma de decir la hora en 500 años”, una fuerte declaración que no mentía.

El reloj fue lanzado en 1972 y se convirtió en el primer reloj digital que no tenía partes móviles, la compañía explicó que no tenía “diales, manecillas, engranajes o resortes, nada que pueda terminar, deteriorarse o desgastarse”.

Hamilton vendió este reloj como una computadora del tiempo y aunque era bastante sencillo, se convirtió en la base sobre la que se construyeron los siguientes relojes digitales en el mundo.

El reloj usaba una pantalla LED, solo decía la hora (aunque Q seguramente le agregó unas cuantas características interesantes en la película) y una forma muy peculiar de poner la hora correcta. De acuerdo con el reporte, para hacerlo, debías retirar un imán que se encontraba oculto y moverlo por el fondo de la caja del reloj para ir cambiando la hora y los minutos (que es mucho trabajo cuando lo comparas con los relojes de hoy que lo hacen todo de forma automática, pero es muy interactivo si lo piensas y seguramente era un truco que muchos hombres amaban mostrarle a sus amigos en las fiestas).

Pero, a pesar de ser un reloj digital mucho más sencillo que el resto de los relojes de Bond, este no era exactamente barato, la primera versión fue creada en oro y tenía un costo de 2,100 dólares (que serían unos 13,000 dólares de hoy). El reloj que ves en la película se trata del P2, que fue el segundo modelo que fue lanzado un año después y tenía un costo de solo 275 dólares (que siguen siendo unos 1,700 en la actualidad).

El Hamilton Pulse ya no se hace (porque ya no podría competir con los relojes digitales modernos, o con los smartwatches), pero, al ser una pieza relacionada con el cine y con la indumentaria de Bond, todavía hay unas cuantas versiones vintage que puedes comprar en línea o tiendas especiales, e incluso hay baterías compatibles.

Roger Moore tal vez no es el Bond más popular, pero a él le tocó usar un reloj revolucionario, al que debemos agradecerle por la tecnología que tenemos hoy y eso es cosa seria. Tal vez este no es el reloj que te va a hacer ver como Bond de forma más evidente, pero es una buena pieza de conversación.

Categorías
novedades

El famoso Mustang de John Wick está a la venta

¿LO QUIERES?

Uno de los coches más cool de la historia del cine, y el que comenzó todo el problema, podría ser tuyo. 

John Wick estaba viviendo tranquilamente como un asesino a sueldo retirado hasta que un maniático sin miedo a la muerte (y sin respeto por la vida) decidió meterse a su casa, robarle el coche y asesinar a su perro, que era lo único que le quedaba de su esposa que acababa de morir.

Lo que pasó después, nadie pudo haberlo imaginado. John Wick lanzó a una misión de venganza que dejó decenas de muertos, miles de enemigos enojados, una recompensa por su cabeza y una infinidad de problemas que todavía no se terminan de resolver. Todo eso fue por el perro, pero también porque a Wick le robaron un coche icónico que claramente tenía un gran valor sentimental para él.

Además de los trajes impecables, las armas poderosas y ese increíble hotel de criminales, el Mustang de John Wick es uno de los elementos más icónicos de la saga, y uno de esos objetos del cine que todos se mueren por tener (como el Aston Martin de Bond, los tenis de Marty McFly, la chaqueta roja de James Dean o el reloj de Paul Newman en Le Mans o las motos de Easy Rider).

Está claro que Wick amaba a su perro, pero también tenía un amor desmedido por su coche que era la representación física de su “coolness”. En las películas, se puede ver a Keanu Reeves manejando un Ford Mustang Mach 1, producido originalmente por Ford en el otoño de 1968 como un coche enfocado a la velocidad y el desempeño, que debía posicionar a la compañía como una marca cool para los fanáticos de los coches más jóvenes. Gracias a Classic Restorations, ahora puedes tener un Mustang Match 1 “Hitman” exactamente igual al que usa John Wick.

En colaboración con Ford Motor Company, la compañía de restauración de coches clásicos basada en Oklahoma produjo una serie de réplicas del coche de John Wick, apodado “Hitman”.

La restauración de los coches comenzó con un cuerpo de entre los años 60 y 70 o con una reproducción nueva, dependiendo de las preferencias del comprador, después es equipado con un motor Coyote V8 de 5 litros y 1,000 caballos de fuerza, y después se pinta para verse exactamente como el que usó Keanu Reeves en las películas. El Hitman tiene un costo de 169,000 dólares.

Originalmente, el Match 1, que fue una de las 6 ediciones especiales que Ford presentó en 1969, se convirtió en un éxito instantáneo gracias a su estética y su velocidad y hoy sigue siendo uno de los modelos clásicos más buscados entre los coleccionistas. Este Mustang fue la respuesta de Ford ante la llegada del GM Chevrolet Camaro y, en su momento, fue considerado como el coche más “rudo” que la compañía había lanzado hasta el momento y fue el primero que usó los cambios drásticos de diseño que hoy caracterizan a los Mustang.

La versión de John Wick está pintada en color negro y tiene la clásica franja en el medio, todo para representar y definir la personalidad y estilo del personaje, y eso también lo hace uno de los coches más reconocibles del cine.

Mustang ha sido popular por generaciones, John Wick solo ayudó a aumentar su popularidad entre los fanáticos de los coches clásicos y del cine, y este es un “prop” que puedes tener, y manejar.

Hay muchos coches icónicos en la historia del cine, desde Aston Martin hasta Rolls Royce o el Batimovil, pero no todos son accesibles (y te verías algo raro llegando en Batimovil a la oficina ¿dónde vas a estacionar esa cosa?), el Hitman lo es, aunque probablemente vas a tener que apurarte para comprar el tuyo porque Classic Restorations no está pensando en hacer miles de ellos.

Categorías
estrenos

Mejores estrenos 2020

James Bond – No Time to Die

Desde Wonder Woman 1984 hasta la precuela de Kingsman y el regreso de James Bond, el 2020 va a ser un gran año para el cine.

2020 llega con muchos estrenos de películas que no te puedes perder.

Aunque no sabemos qué es lo que nos va a pasar en el futuro (o si el planeta realmente se va a destruir pronto porque preferimos burlarnos del Coronavirus que hacer caso de sus advertencias), hay un área en la que, sí podemos predecir lo que nos espera, el cine.

Marvel fue el primero en recibir el 2020 con la lista de películas que tiene preparadas para los próximos años (empezando con la historia de origen de Black Widow), pero los demás estudios lo siguieron de cerca lanzando los trailers para las películas que tienen preparadas y que esperan que se conviertan en lo mejor del año. Hay muchas razones para estar emocionados por un nuevo año, en especial si eres fan del cine y ya te estás preguntado qué van a hacer para superar a las grandes películas que se estrenaron este año (Joker, Ad Astra, El Rey León, Toy Story 4, Avengers: Endgame, Us, Glass, Aladdin, Midsommar, Hustlers, John Wick 3, la lista es muy, muy larga).

La buena noticia es que el cine se supera constantemente y una buena película se convierte en inspiración para la siguiente, y este es un área en la que siempre queda espacio para superarse, en especial ahora que la tecnología está ayudando a contar mejores historias y que los efectos especiales se ven cada vez más realistas (incluso podemos resucitar a los muertos y retroceder el tiempo para conocer a nuestros actores favoritos en su juventud (The Irishman o Gemini Man son los mejores ejemplos).

© Warner Bros

En 2020, Gal Gadot volverá a ser Wonder Woman, esta vez en los años 80, Sophia Lillis (It y Sharp Objects) nos contará una versión más oscura del cuento clásico de Hansel y GretelChristopher Nolan por fin va a revelar su nuevo proyecto secreto, conoceremos el origen de los espías de Kingsman, Demian Bichir volverá al cine de terror con Grudge, Margot Robbie y Harley Quinn tendrán una nueva aventura (una fantabulosa emancipación) y John Krasinski y Emily Blunt nos volverán a aterrorizar con la secuela de A Quiet Place (que ya terminaron de filmar), y esas son solo algunas de las historias que van a hacer que valga la pena ponerle pausa al maratón de Netflix (que seguramente también tendrá próximos estrenos de películas) para ir al cine.